Biografía

Maya es una defensora nacionalmente reconocida de la equidad y la justicia racial. Después de trabajar por dos décadas como abogada de derechos civiles y de defensora de la justicia racial, Maya se convirtió en una líder en el gobierno de la ciudad y en inspirando cambio democrático. Como consejera del alcalde, ella cumplió con la ciudad de Nueva York con respecto a los derechos civiles y de los inmigrantes, contratos de negocios cuyos dueños son mujeres y minorías, acceso universal al internet de banda ancha y más. Después de salir del Cabildo de la Ciudad, ella hizo a la policía responsable como Presidenta de la Junta de Revisión de Quejas Civiles y trabajó para mejorar la educación pública como Co-Presidenta de la Fuerza Especial de Diversidad Escolar. Durante su tiempo en The New School, donde fue profesora de la universidad, ella fundó el Laboratorio de Equidad Digital de banda ancha universal e inclusiva.

Maya es veterana del Fondo de Defensa Legal y de Educación del NAACP (Asociación Nacional para el Avance de Personas de Color) y del ACLU (Unión Americana de Libertades Civiles), fue Analista Legal para las noticias de NBC y MSNBC — donde ella argumentó contra los ataques de Trump contra nuestras libertades civiles y normas democráticas — y fue la fundadora y presidenta del Centro para la Inclusión Social. Maya también fue la Asesora Principal sobre Raza y Pobreza en Open Society Foundations (Fundaciones para la Sociedad Abierta) el fundador más grande del mundo de trabajo para los derechos humanos.

Maya Wiley está comprometida a una Ciudad de Nueva York en la que cada Neoyorquino pueda vivir con dignidad. Por eso, ella se está postulando para Alcalde. Maya peleara por los Neoyorquinos de todas las razas, todas las religiones, todas las clases, todos los tipos; así que no importa quien somos o como nos veamos a nosotros mismos, podemos encontrar un hogar aquí. Su visión es un Nueva York que se levanta de las cenizas de pandemias gemelas — el coronavirus y el racismo sistemático que le niega inversión a las personas de color. Nueva York necesita elevarse junto; elevar por encima del odio, elevar del desempleo a la dignidad, elevar de la falta de hogar a la esperanza, elevar de una crisis de asequibilidad a comunidades que nos sostienen a todos nosotros.

Esto está de nuestro alcance, pero requiere liderazgo audaz que confronta sin miedo a las realidades que los Neoyorquinos enfrentan. Liderazgo que usa todos los recursos del gobierno para hacer historia, no tratos; y eso transciende las prácticas habituales deretoques gubernamentales para crear progreso transformativo real. Los Neoyorquinos no pueden permitirse el lujo de la política de menos resistencia y se merecen liderazgo que creará un camino hacia la prosperidad colectiva — a convertirse en una ciudad, elevándose junta, fuera de las cenizas y hacia un futuro que construimos y vivimos juntos.